Utiliza las redes sociales, ¡pero disfruta el momento!


Me encontraba el otro día en un concierto de Fito y Fitipaldis (buen grupo en directo, por cierto), con la suerte de poder disfrutarlo en primera fila, únicamente teniendo dos personas entre el escenario y yo. Al no ser un fanático de esta banda, pude centrar mi atención en algún aspecto más allá de disfrutar de Fito y sus músicos. Entre la algarabía y el disfrute del momento, pude prestar mi atención sobre una chica, que se encontraba delante, a la cual no le separaba del cantante nada más que la valla protectora y un segurata de dos metros de altura.


Mi desconcierto vino tras ver su comportamiento durante el concierto: en pocas canciones de las más de las 20 tocadas por el grupo, apenas bailó, cantó y disfruto de 2 o 3; pero, sin embargo, su comportamiento cambiaba radicalmente cuando cogía su teléfono inteligente y comenzaba a emitir en directo vía Instagram.

Cuando su móvil se encontraba a buen guardado, se apoyaba sobre la valla como si el concierto se le hiciese interminable. Sin embargo, cuando su móvil iniciaba la emisión en directo, se preocupaba enormemente por mostrar a sus amigos y conocidos lo bien que lo estaba pasando en el concierto, lo bien que se sabía las canciones de Fito y lo mucho que bailaba.

Este comportamiento hizo que me preguntara lo siguiente: ¿para qué narices queremos las redes sociales? ¿Vamos a determinado tipo de eventos únicamente para mostrar a los demás lo amena y entretenida que es nuestra vida? ¿Nos preocupamos más por enseñar lo bien que lo pasamos, que disfrutar del concierto (en este caso)?


Por mi formación profesional y pensamiento personal, defenderé a capa y espada estas maravillosas herramientas, pero ¿realmente estamos dándoles un uso racional? ¿se ha desvirtuado su conceptualización? Tristemente considero que sí.

Desde un uso personal, entiendo las redes sociales como útiles herramientas que te permiten, entre multitud de cosas: comunicarte con la tía Canilda, compartir tus gustos musicales, mostrar donde has estado… etc.; la cuestión es que un gran número de usuarios ha pasado de tener las redes sociales como un medio, a tenerlas como un fin. Se ha pasado de compartir algo mientras estamos de vacaciones o vamos a un concierto, a ir a ese concierto o de vacaciones para poder compartir fotos y mostrar lo felices que somos.


Estamos empezando a confundir gravemente la utilidad de las redes sociales, ya que, como digo, son un medio a través del cual compartir vivencias y comunicarte, no un fin que encabeza nuestra forma de vivir y de pensar.

¿La solución?
Educar, desde la escuela, en la base. Entiendo la escuela como una institución cuya misión es servir a la sociedad; formar seres sociales capaces de vivir en ella en armonía y con pensamiento crítico (jajaja). Las redes sociales son ya una parte más de nuestra vida, la vida virtual, que sí, tiene mucha importancia, y por ello, ha de estar presente en la escuela, para captarlas como herramientas útiles a las que acudir, y no captarlas como fin único de nuestra existencia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Gravísimo error en la campaña "Vuelta al cole" de El Corte Inglés

El Corte Inglés se lleva el premio a peor y más machista anuncio del año

Facebook ofrece cursos de Community Manager gratis